jueves, 1 de abril de 2010

Cotugno y el "Tu quoque"

Para ejemplificar brevemente

Son las 3:15 am, Mr. Blanco y Mr. Negro, después de una jornada de trabajo, están bebiendo la décima botella seguida de Johnny Walker. Apenas pueden mantener sus ojos abiertos, están derretidos sobre sus sillas, no piensan dejar de beber.

-¿No te parece que te estas pasando un poco? -pregunta Mr. Negro a Blanco.

-¿A qué te referís exactamente? -interroga algo enojado Mr. Blanco.

-Tanto alcohol en la sangre te va a matar en poco tiempo -repone el otro.

-¿Y quién sos vos para hablar de excesos con el alcohol? ¿eh? Son más de las tres de la madrugada y no dejaste el vaso quieto -concluye finalmente Blanco.

El argumento ad hominem

Este fragmento (sabran disculparme), tiene la forma de una falacia "ad hominem" del tipo "tu quoque". En la falacia "ad hominem", el sujeto A realiza una afirmación sobre el sujeto B. El sujeto B, en lugar de refutar la afirmación de A con argumentos lógicos, busca descalificar al sujeto A.

Está claro; el "acusado" no se defiende de la afirmación sino del sujeto; no argumenta lógica y coherentemente, sino que ataca al rival. No va a buscar la pelota sino el rival (futbolísticamente hablando).

"Cotugno indicó que “si es horrible que un sacerdote abuse de niños, no es menos horrible que un papá abuse de su hijo” (180.com.uy)

¿Quién adivinó por donde viene la cosa? Excelente: este fragmento es un perfecto ejemplo de falacia "ad hominem". Tenemos básicamente, en el limitado esquema mental de Cotugno, dos bandos: los sacerdotes enfrentados al resto de los hombres. Lógicamente, Cotugno pertenece al primer equipo (sacerdotes), y es interrogado por los periodistas, pertenecientes al segundo equipo (resto de los hombres). Al ser interrogado sobre los sucesivos y degradantes casos (conocidos públicamente) de pedofilia, de sacerdotes sobre niños alrededor del mundo, Cotugno responde con una falacia, último refugio para basuras sin argumentos como él y toda la iglesia.

Palabras sin letras ni razon de ser

¿Qué puede justificar Cotugno al respecto? Desde su posición de sacerdote, Cotugno no puede justificar ningún caso de pedofilia eclesiástica. Cotugno lo sabe; sabe que no puede argumentar coherentemente a favor de los sacerdotes, sabe que no existe justificación alguna, pero, aún así, se niega a reconocer el problema. Siendo imposible negar la realidad sobre los casos de pedofilia en sacerdotes, Cotugno tiene dos posibilidades: o reconoce públicamente el grave problema, o bien toma el indecente camino de la incoherencia falaz. Cotugno se decide por el segundo: desde el momento en que sabe que le es imposible hacer lo que la iglesia siempre hizo, mentir y negar la realidad, se ve obligado a reconocer la realidad; que los casos de pedofilia en sacerdotes son cada vez más frecuentes, que existen casos que salen a la luz pero que existen (y existieron) muchos otros que no salieron ni saldrán nunca a la superficie. Reconociendo esta realidad, Cotugno también estaría reconociendo un problema que le toca muy de cerca, un problema de colegas, por así decirlo. Pero si algo tenía de dignidad este sujeto lo ha perdido. Lejos de reconocer públicamente el terrible asunto, la horrible realidad, lejos de decir: "esto es un grave problema que no es para nada nuevo, que es delicado y que deberíamos pensar solucionar", este tipo se despacha con un conjunto incoherente de palabras. Como no puede justificar la pedofilia, como le es imposible defender lo indefendible con argumentos, apela al "tu quoque" ("tu también"). Ese "no es menos horrible que un papá abuse de su hijo" de Cotugno elimina todo razonamiento lógico, y pasamos al mundo del sinsentido, de "el huevo o la gallina", de razonamientos circulares que lo único que enfatizan es la falta de argumentos y palabras.

Me da vergüenza y asco que se le sigan ofreciendo micrófonos a "personas" como esta para que hablen. Me asombra lo difícil que es para importantes sectores de la iglesia dejar la Edad Media.


"Yo escribo en un blog que nadie lee, pero hay otros blogs que tampoco lee nadie". (Yo, Joker)

4 comentarios:

elio cesar dijo...

la logica es bastante util para desarmar un problema y averiguar de que estamos hablando en verdad .
la paidofilia de sacerdotes tiene muchas explicaciones , al equiparar la iglesia catolica todos los pecados veniales por igual , vale lo mismo masturbacion , pedofilia , homosexualidad y violacion , o sea todo es sexo fuera del matrimonio , muchos sacerdotes llegaron a considerarlo un pecado mas .
no le dan la misma importancia que la sociedad civil .
en el medioevo en el trafico de indulgencias salia mas barato pagar por pecados hechos con animales o niños que con mujeres porque se los consideraba menos graves .
en el islam si una chica de dieciocho tiene sexo con su novio es considerado gravisimo y pueden llegar a matarla , pero si una niña de 12 se casa con un señor de 50 o 60 es perfectamente normal .
el profeta mahoma se caso con su esposa favorita ayesha cuando ella tenia 9 años .

Peter Parker dijo...

Yo leo el blog del Joker.

Con tu post me enganché a leer sobre el Argumento ad hominem y Arthur Schopenhauer en la Wiki, pero no me quiero ir del tema.

Creo que para Monseñor Nicolás -Topo Gigio- Cotugno, una "vía de escape" utilizando la lógica sería la siguiente:

"Sí, es horrible que un sacerdote abuse de niños, por eso Dios los castigará negándoles la vida eterna y los arrojará a un lago de azufre hirviendo para que pagen por todos sus pecados cometidos contra los inocentes".

Desde el punto de vista lógico, este argumento es aceptable por venir de un religioso y todas las personas afines con los dogmas divinos deben aceptar como válido.

Tal vez las víctimas de los sacerdotes pedófilos no se resignen con el castigo divino y exijan algo de justicia terrenal, pero eso Dios lo sabe.

Joker 23 dijo...

Peter, ahí está el gran punto, el gran vacío que la iglesia viene generando en las personas desde.......

Al colocar el centro de gravedad de la existencia, no en la vida misma, sino en el mas allá, al ser la vida solo la espera para un castigo o un paraíso eternos, entonces la vida en si pierde todo vlor: lo bueno y lo malo será cosa de Dios, y no de los hombres, siempre aplastados.

Peter Parker dijo...

Así sea.