sábado, 25 de septiembre de 2010

Un acting por la diversidad

El viernes pasó otra marcha de la diversidad. En primer lugar hay que mencionar la disonancia, una vez más; repetida, entre el reclamo –“despenalización del aborto, el matrimonio homosexual y el trabajo digno para todos, bajo la consigna ‘los mismos deberes… los mismos derechos’ (180.com)”- y el hecho, la manifestación o, más precisamente, el acting. Las marchas de este tipo –sea en reclamo por derechos, cupos, igualdad, no discriminación, etc…- parecen condenadas a una equivoca repetición; son arrastradas siempre hacia lo festivo, lo carnavalesco, lo grotesco o lo banal. Se piensa más en la puesta en escena, en la performance o el happening, que en el sentido real o esencial que impulsa (o debería) el acto mismo de manifestarse públicamente. Manifestarse en público ya tiene cierto significado intrínseco: sugiere una necesidad de decir algo a bajo costo y largo alcance, una forma de propagar un MENSAJE de forma rápida y libre. Ahora bien, y volviendo a lo anterior, acá parece cobrar protagonismo y primer plano la performance; lo que se monta, se maquilla, se arma, musicaliza e ilumina, y pasa a segundo orden lo que, suponemos, es la raíz misma: manifestarse en busca de valores, igualdad, etc…

Mientras la base está en determinado tono, el punteo está en otro: es difícil de entender qué se reclama, cuando el aspecto de los implicados parece el de una murga. Con esto no se pretende un montón de personas con semblante melancólico y afligido, no, se pretende dar preponderancia a lo que debería ser lo primordial. Los derechos, la despenalización, el trabajo digno, etc., no se consiguen (o al menos no parece así) montando una farándula y un cotillón bajo risa cínica y despreocupada. No es una fiesta, pero parece tal. Se juegan cosas importantes, pero se juegan, justamente, como un juego. Todo esto obviando la singular inclusión de la despenalización del aborto como uno de los reclamos en una marcha de “minorías”. Es interesante el fenómeno por el cuál se mete todo dentro de la misma bolsa, y lo que era marcha homosexual es ahora marcha de minorías. No solo esto, sino también el hecho de incluir a la mujer, y este tal vez no sea le caso, entre las minorías. ¿Qué hace la despenalización del aborto en una marcha por la diversidad? Es triste ver como ya no se sabe ni cómo ni qué reclamar en qué lugar ni cuándo. No se trata de estar, como se plantea para patear al otro a la hoguera, en contra o a favor, de ser pro o anti algo, de ser homo o hetero, eso en este caso es lo menos importante. Ese es un asunto que no me importa tratar ahora.

Lo único que se consigue reclamando satíricamente es causar un golpe de vista, shockear la superficie de aquellos que se encuentren con la marea deambulante y feliz. Lo único que parece conseguirse es un momento de oídos que escuchen, un instante para ver y luego, simplemente, olvidarlo todo. ¿Hace cuanto que se suceden estas marchas? Y hablo de estas y no todas las marchas. Lo que se ha logrado no se ha conseguido por medio de estas manifestaciones, se ha conseguido políticamente, por medio de diálogo y papeleo, nos guste o no. El objetivo de la marcha, en suma, parece desplazado de su sentido inicial, gira en su órbita hasta olvidarse por qué lo hace: el objetivo ya no parece ser la obtención de los derechos, sino el acto mismo de decir, hacer, mostrar, exteriorizar y comunicar lo que se reclama, sin importar demasiado si está bien el medio, la forma, el canal en pos de la obtención.

Es algo escabroso a veces notar esto, cuando al que lo hace se lo acusa y señala como reaccionario, a fin de cuentas ¿a quién le parece mala una fiesta así? Justamente es terrible una fiesta así para un tema así, y lo peor es que oponérsele es apagar la música, prender la luz y acabar con la fiesta.

4 comentarios:

marta dijo...

...Es cierto de que no debe confundirse libertad con libertinaje... Es común que en este país las peticiones formales deban ser de color gris; La DIVERSIDAD (la cual entiendo como un espacio que abarca mucho más que posibles orientaciones sexuales, identitarias, etc)es eso que se vio, todos "performativizamos" desde que nos levantamos hasta que volvemos a apoyar la cabeza en la almohada. No es solo el gay o la lesbiana l@s que "performativizan" desde ciertos "armarios" de los que salen o no salen, usted lo hace desde su construcción como SER, tal vez con ropas menos coloridas y sin pestañas postizas o rubores... Nadie olvida porqué lo hace, simplemente hay veces que no se piensa, para un hétero su performance no esta cuestionada, porque es valida dentro de esta cultura androcéntrica; y sí, para much*s es un día de fiesta, para muchas travestis que hacen la calle en el interior (a muchas de las cuales no les ha quedado otra alternativa, y que además son golpeadas y violadas en redadas policiales por los mismos agentes que al otro día pasean por la plaza del pueblo con termo y mate, la mujer y los hijos, o de uniforme como si fueren simplemente ciudadanos ilustres..), para esas travestis como para tant*s otr*s seres de este ecosistema, es un día de fiesta, posiblemente el único día donde puedan gritarlo y compartirlo sin sentirse extranjer*s....

saludos, Marta.

marta dijo...

...Me corrijo, cuando digo que para uh hétero su performance no está cuestionada, me refiero a que no estará cuestionada mientras este o esta actúe dentro de la norma, mientras sea profesía autocumplida del deseo de los demás aunque llegue a su casa y se coma las uñas...
...Mi intención no es justificar, sino que creo que está bueno poder comprender con las dendritas que tenemos o las que nos quedan que es una cuestión de puntos de vista, de subjetividades...
Ahora si, nada más...

M.

julia dijo...

Cuando de habla de diversidad, señor, no estamos hablando solamente de homosexuales. Estamos hablando de toso tipo de seres. Con respecto a las minorías, siempre que las caractericemos dentro de estos marcos, hablamos de 'minorías' en relación a la contemplación que de ellas se tiene en lo que denominamos como derechos humanos. No decimos "minorías" refiriéndonos a cantidad de personas.
Con respecto al aborto, es algo que nos atraviesa a todos y todas... No me parece de menor importancia sobretodo cuando la diversidad está muy vinculada en sus teorías a lo que se entiende como 'control de los cuerpos'.. Por último, no le parece que si todo se olvida y si ud. afirma que esa gente llena de brillantina lo unico que hace es shockear y no convoca, cómo explicaría la participación activa que se ha ido incrementando desde la 1ª marcha hasta la de este año, hablamos de 20.000 personas que se han sumado participativamente... No nos deja algo que reflexionar... Coincido con Marta, que además la conozco.
Saludos.

Joker 23 dijo...

Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.Usted. Usted. Usted. Usted. Usted.